miércoles, 23 de julio de 2008

La estación de Chamberí

El otro día tomé la linea 1 de metro, desde Iglesia. El caso es que nada más montarme en vez de abrir mi libro como hago siempre (fundamental si no quieres morir de aburrimiento en la red de metro de Madrid) miré un segundo por las ventanillas lo que em permitió ver una de las mayores curiosidades del Metro de Madrid: La estación abandonada de Chamberí.


Entre las paradas Iglesia y Bilbao de la Linea 1 existe una estació que fue clausurada en 1966 (había sido inaugurada en 1919, ya que formó parte de las 8 estaciones en las que se inauguró el metro hace casi un siglo). El tren pasó sin pararse en ella y a la luz que proyectaban las ventanas del tren se podía ver en buen estado el anden, el letrero anunciando la estación y los bancos y papeleras. Todo muy fugaz ya que la estación solo mide 60 metros y al ser un punto intermedio entre estaciones es uno de los sitios donde el tren va más rápido.

Recordé haber leído sobre ello en algun lugar. Así que he decidido sacar información sobre esta curiosidad del subsuelo de Madrid.

Resulta que en 1966 los trenes necesitaron ser más grandes para llevar a más pasajeros, así que las estaciones debían pasar de 60 a 90 metros (depende de la linea, en madrid hay trenes de 3 vagones o menos incluso creo hasta trenes de 5 o 6 vagones). Pero al estar la parada tan próxima a otras 2 los técnicos decidieron que no merecía la pena el gasto y la cerraron a cal y canto sin preocuparse ni en desmontarla. Así resultó que la estación se quedó parada en el tiempo. Los que han estado allí dicen que hay billetes de metro por el suelo, los muebles y tornos y señalizaciones están intactos y hay periodicos del día en las papeleras. Pero con el tiempo la estación empezó a ser bandalizada (se puede llegar a ella haciendo el kamikace por los tuneles de metro, solo hay que echarle un par de huevos y resguardarse en los huecos laterales cada vez que pase el tren, hay gente que lo hace como demuestran las pintadas de las paredes en pleno recorrido del tren). Así que se hizo un proyecto para convertirla en museo y centro cultural respetando el moviliario y arquitectura para darle más encanto a las exposiciones que en ella se pongan.

El museo fue inaugurado este Marzo y servidor cree que va a ser uno de los sitios que visite antes de irse de esta ciudad. De hecho me pareció que el anden (punto que lógicamente no forma parte del museo) estaba bañado por una tenue luz azul, lo que puede ser debido a que hayan puesto esa iluminación tras la restauración para darle fantasmalidad al asunto.

Sale una escena en la que se ve esta estación en la película Barrio. En ella la estación es un refugio de vagabundos. Esto no es cierto, pues allí no vive nadie y sería bastante incomodo entrar y salir de ella sorteando trenes.






P.D: Publicado simultáneamente en La Piñata Frikie.

3 comentarios:

Tempano dijo...

Autentico panico, podria ser el escenario de Resident Evil y sin apurar del Bioshock. Aun asi mola mucho ver cosas asi.

atenea dijo...

Vale gordi, no entro yo ahí ni harta de colacao. Tiene que haber hasta aliens, un lugar perfecto para anidar. Por no hablar de arañas...!!! Como puños tiene que haberlas! No se cual de los dos especímenes me da más miedo. Vale, sí lo sé. Jodidas peludas!

Amenophis dijo...

Y no te olvides de la peli MIMIC. Que es lo primero que s eme pasó ami por la cabeza cuando miras a los túneles oscuros de la red de metro. Al principio... tantos viajes al día por allí ya me hanb acostumbrado del todo