domingo, 5 de junio de 2011

UNa reflexión sobre el 15m visto en Pamplona

Han pasado tres semanas desde aquel post en el que contaba la manifestación de indignados del día 15 de mayo que puedo decir que tuve la suerte de asistir en Madrid. Poco después y como a muchísimas personas aquella manifestación nos supo a poco, poquísimo comparado con el cabreo que llevábamos dentro nos juntamos sin mediar organización alguna en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona, fuimos desalojados y decidimos volver con permiso legal de reunión... y esta vez para quedarnos.

Este post espera ser una recopilación de los hitos de este llamado "Movimiento 15m" (así nos bautizaron los medios al menos) desde mi punto de participación (Madrid el 15 de mayo, Pamplona a partir de ahí). Ojalá aclare las ideas a quien lo lea y no comprenda de qué va esto, o sume esperanzas al ver que esto es más grande que las acampadas que han ocurrido hasta ahora.



Descripción temporal de los acontecimientos

Antes del 15 de mayo ya había habido reuniones de ciudadanos indignados, convocadas por Juventud sin Futuro o acciónes como la de la Gala de los Goya. Pero (aunque habían tenido su relevancia) ninguna se acercó a lo que había de ocurrir el 15m.

A pesar de conocer la convocatoria desde meses antes y de que mi viaje a Madrid tenía como uno de sus objetivos asistir a ella comprobé con cierta decepción que la mayoría de la gente con la que hablaba no asistirían a la manifestación porque ni se habían enterado de ella. Decepcionado y sorprendido porque ya había visto carteles por Pamplona de la convocatoria local y pegatinas y carteles de todo tipo por Madridd. Además que la manifestación había sido Trend Topic en Twitter durante toda la semana con diferentes Tags. Hablando con la gente logré convencer a varias personas para que se vinieran conmigo, escépticos, pues no esperabamos gran afluencia de gente. Pero nuestra sorpresa fue mayúscula al ver la que se había montado. Gente hasta donde alcanzaba la vista entre Cibeles y Sol.

Esa misma noche a algunos le supo a poco y decidieron acampar en la Plaza de Sol. Lo que aumentó su popularidad volviendo a ser TT en Twitter y atrayendo al fin la atención de los medios de comunicación que hasta entonces casi no habían hablado de las movilizaciones. Era el 16 de mayo y esa noche había de ocurrir lo esperado: apareció la policía a las 05:00 para desalojarlos de allí, desatando aun más la indignación de todos los que seguíamos con interés el devenir de los acontecimientos. Mientras, en Pamplona, el 16 de mayo había tenido su primer intento de reunión espontánea en la Plaza del Castillo a las 19:00. Sólo una docena apareció allí porque se decidió casi al momento y sin buena difusión. Yo no pude asistir pues me enteré al llegar a casa de trabajar, después de la reunión.

El 17 de mayo andábamos todos con la indignación disparada a las nubes. En Madrid sabíamos que se fraguaba una reconquista de la plaza y confiábamos en que esta vez iba a ser multitudinaria: lo fué. En Pamplona a alguien se le ocurrió que podiamos sentarnos pacíficamente en la Plaza del Ayuntamiento, así no estaríamos solos, nos veríamos las caras y sabríamos que hay esperanza de cambio. Allí aparecimos cerca de 50 personas y tres furgones de Policía Nacional que nos comunicaron que ale, con viento fresco que éramos más de 20 y era reunión ilegal. Reunidos entonces en grupitos de 20 sacamos el formulario que David Bravo había redactado y 4 personas lo rellenamos en un locutorio cercano y lo mandamos por Fax con tres firmas. Al día siguiente ya podríamos ser legales. Teníamos una convocatoria en la Plaza del Ayuntamiento a las 20:00 y menos de 24h para darla a conocer.

Así llegó el 18 de mayo. Las noticias que llegaban de Madrid con miles de personas tomando la Puerta del Sol y acampando en ella nos daban alas. Así fue como aparecieron unas 300 personas con ganas de demostrar su indignación. Coreamos frases de protesta y al final improvisamos una asamblea en la que más que organizarnos simplemente expresamos nuestras quejas sobre la situación. Decidimos reunirnos ahí todos los días y una decena de personas acamparon bajo las estrellas soñando con algo mejor. Acababa de nacer la #acampadapamplona.

El 19 de mayo los acampados permanecieron en su puesto turnandose durante todo el día. Nadie intentó desalojarlos y los comercios y vecinos empezaron a demostrarles su simpatía con donaciones de alimentos y material de todo tipo. A las 20:00 volvió a haber reunión y esta vez sí que se decidió mover ficha. Éramos casi 1000 indignados y nos organizamos en comisiones: infraestructuras, abastecimiento, actividades, comunicación, legal (la mia), organización... Unas 30 personas se quedaron esa noche bajo las estrellas. Al día siguiente la manifestación iba a ser en la Plaza del Castillo ya que intuíamos que era viernes, día clave y la asistencia podía ser demasiada para una plaza tan pequeña.

Así el 20 de mayo se convirtió en el día clave del movimiento. A las 18.00 más o menos comenzó el traslado de la infraestructura al quiosco de la Plaza del Castillo y a las 20:00 observamos incrédulos como varios miles de personas abarrotaban el lugar. Fue un gran día.


La jornada de reflexión del 21 de mayo la vivimos con miedo bajo las amenazas de ilegalización por parte de la junta electoral. Pero nadie pensaba moverse de allí y a las 20:00 volvimos a concentrar a miles de personas aunque no llegamos al número del día anterior, el número de acampados sí que aumentó. A las 00:00 hicimos un grito mudo que resonó en todas las plazas de España contra la prohibición de la junta electoral. Esa noche fue la primera que se sistituyeron las cajas y mantas al raso por las tiendas de campaña.

El 22 de mayo los resultados electorales se vivieron con mucha indiferencia. A pesar de que la mayoría de nosotros acudimos a las urnas (con intenciones de dar nuestro respaldo a algun 3er partido) sabíamos que no iba a cambiar nada, que PP o PSOE ya estaban demasiado distanciados de los ciudadanos como para que unos u otros supusieran una diferencia a la hora de conseguir una democracia real.

A partir de ahí la cosa continuó su curso. Para entonces ya sabiamos que en todo el mundo estaban apareciendo acampadas en apoyo. Empezamos a debatir,a pensar que no debíamos simplemente exigir a los políticos que solucionaran la situación, sino que debíamos pensarlo nosotros. Idea que parecía sensata al principio que pero que en la práctica ha traido problemas al alejar a gente que no se vió de pronto identificada con las opiniones que comenzaron a escucharse. Fué entonces cuando comenzó a fraguarse la idea de que sin un consenso de mínimos, de MUY mínimos, algo que agrupara a todos los indignados sin excepción, de izquierdas, de centro o de derechas (fueron estos últimos los que más se asustaron al escuchar las primeras asambleas). Así que tras una semana lidiando entre debates de todo tipo (política, economía, asuntos sociales, empleo) intentamos llegar a un acuerdo de mínimos el viernes 27 de mayo. Fue un fracaso, los grupos de debate se presentaron con propuestas demasiado concretas y el sistema que usamos no funcionó. No habíamos madurado aun para algo así. Hubo gente que aquello les desanimó, pero no nos rendimos. Decidimos que durante esa semana los grupos de debate haría puntos concretos, 4 ó 5 que debatiríamos el viernes siguiente. No desacampamos pues todos teníamos miedo de que sin ese consenso de mínimos todo se podía desmoronar al terminar la acampada.

Además ese día habia ocurrido algo que reavivó la llama del movimiento. En Barcelona con la escusa de la limpieza los mossos habían apaleado brutalmente a gente desarmada sentada en el suelo. El efecto que aquello volvió llenar la plaza como no lo había estado los días anteriores.



La semana que siguó fue caótica. Aparecieron rencillas internas (y dónde no) y la sensación de que había que desacampar se arraigó en muchos, pero nadie quería irse sin consenso de mínimos. Así el miércoles 1 de mayo en asamblea general no quisimos esperar más y tras duras deliveraciones conseguimos convencer a todo el mundo para que el 15m diera un paso más. Se desacamparía el fin de semana siguiente siempre y cuando se llegara el viernes a tan ansiado consenso de mínimos. Para entonces nos habían ofrecido varios locales aunque no pensamos usarlos mas que para guardar material quizá hasta que la climatología no sea demasiado adversa.

El viernes 3 de junio comenzamos la asamblea del consenso de mínimos con cierto miedo ¿volvería a ser tán dificil como el fin de semana anterior? Para nuestro alivio los diversos grupos trajeron unos puntos razonables que fueron rápidamente aprobados o vetados. Teníamos nuestro consenso de mínimos y ya podíamos desacampar. Cosa que está ocurriendo mientras escribo, hoy domingo 5 de junio, se está desmantelando la acampada para algo más grande. Lo que será a partir de aqui nadie lo sabe, pero confio en que podamos recuperar a los desencantados y a cambiar el mundo auqnue solo sea por el simple peso del número. Todos los ciudadanos queremos una Democracia real.

De momento seguiremos reuniéndonos e los gupos de debate y en asamblea general en la plaza una vez a la semana. Eso sin olvidar la convocatoria de manifestación en toda España el 19 de Junio: Evento en Facebook.

Algunas reflexiones personales sobre lo que ha supuesto el movimiento

Nobody expects the Spanish Revolution rezaba un cartel en manos de un activista de Anonymous. Posiblemente una de las fotos que más se ha visto en internet. Y es cierto, muy pocos se esperaban lo ocurrido de forma tan rápida y contundente, aunque el cambio sí se esperaba y era inevitable.

Por eso cuando pierdo las esperanzas en el movimiento y veo demasiadas cosas del 68 o izquierdadas demasiado clasicorras y facilonas recuerdo que aunque estas protestas fracasaran, no llegaran a nada no importaría. Solo son los incios de la caida de un sistema político en el muchos ya no nos vemos representados. Un sistema que la sociedad aceptó como el "menos malo" a la espera de que alguna vez pudiera ser mejorado. Nadie esperó que a principios del S.XXI comenzamos a vislumbrar otra forma gestionar una sociedad. Una mucho mas participativa y no, no me refiero a las asambleas presenciales. Por ahora nos conformaremos con eso. Nos conformaremos con que los políticos escuchen de verdad a los ciudadanos, con que recuerden que son meros ejecutores de la voluntad del pueblo, y no una casta especial con derecho a todo durante los 4 años de su mandato. Pero pronto eso no será suficiente.

Internet ha llegado y hemos empezado a vislumbrar sus posibilidades. Ahora somos capaces de obtener información de todo tipo en cuestión de segundos. Podemos informarnos de lo que queramos y la información nos llega por muy diversos canales. Podemos analizar distintas opiniones y ya no solo la del periodico que compramos todas las mañanas o las del telediario, sino las de varios medios, la de los ciudadanos que comentan y la de los miles de blogs o redes sociales o las wikis que hacemos entre todos. Nos hemos acostumbrado sin querer a que el mundo sea muchísimo más abierto transparente y en el que podemos influir y construirlo.

Llegado a ese punto, cuando vemos esto como lo más normal nos sucede algo raro. De pronto el mundo fuera de internet nos hastía, nos extraña y nos indigna. Porque internet no debería ser más que un reflejo de lo que hay fuera del mundo virtual, pero entre uno y otro hay filosofías distintas. Allí donde en la red nos enteramos de todo al momento, los medios tradicionales siguen intentando decirnos en qué debemos pensar y como. Mientras en la red todo acaba sabiéndose, en el exterior la política, las sociedades y un gran numero de cosas están herméticamente cerradas y los partidos cierran filas alrededor del afectado por algún escándalo de corrupción. Y mientra internet los hacemos entre todos, en el sistema actual solo gobiernan políticos y los poderosos que puedan influirles. Con una brevísima pausa de pseudoparticipación cada 4 años.

He aquí el porque digo que esto es imparable. Este pensamiento de que las cosas deben ser como en la red (informadas, transparentes y construidas entre todos) se ha arraigado dentro de todos, de forma directa o indirecta. Y se está filtrando fuera de ella, porque como he comentado antes, la red debe ser un reflejo de la sociedad y viceversa, no son compartimentos estancos virtual VS real.

Esto no se va a parar al margen de lo que le ocurra al movimiento 15m. Al margen de las manifestaciones del 19 de Junio o del 15 de Octubre. Al margen incluso de los resultados electorales de las generales del año que viene. Esto ha comenzado porque el sistema llamado "menos malo" que no tenía recambio ahora lo tiene. Y por utópico que suene la sociedad evolucionará hasta adaptarlo. Tarde en ello unos años, una década o un siglo. Mientras llegue a verlo antes de verme reducido a un puñado de cenizas en una urna me daré por satisfecho.

Por ahora. CONTINUAMOS.

No hay comentarios: